Las Cabras de la Arboleda

Grabé este vídeo el día que fui a la Arboleda, una antigua zona minera de Bilbao. El paisaje está completamente transformado por la actividad minera y, a la vez, la naturaleza se está reapropiando el espacio poquito a poco. El paisaje parece surrealista, apocalíptico, me hacía pensar en el paisaje de El jardín de las delicias de El Bosco:

En la Arboleda me encontré con estas cabras del vídeo, que estaban felizmente pasando el tiempo en una pared de roca. Me quedé un rato observándolas. Me llamó la atención como algunas se quedaban en la roca sin moverse mucho, no hacían nada, parecía que les gustaba estar allí, simplemente. Quietud total.

Con estas excursiones a espacios externos que he querido organizar como parte de la creación de Soniris, me estoy dando cuenta cuanto tomar el tiempo de estar en un lugar o frente a una situación nos abre puertas a cosas que no vemos cuando solo estamos de paso. Al tomar el tiempo de observar las cabras, tuve la posibilidad de empezar a entender las jerarquías que existían entre ellas, las relaciones y los roles de algunas. También pude observar algunos movimientos curiosos que efectuaban, como, por ejemplo, lo de rascar un poco el suelo antes de doblar sus piernas para tumbarse.

Estamos buscando formas en Soniris de inspirarnos de estos estados de quietud, de no hacer, característicos de muchos animales. La contemplación y la observación de la transformación constante son prácticas recomendados por el budismo y por otras filosofías orientales. Pienso que fomentan la quietud y el bien-estar. No práctico personalemente el budismo pero sí creo que nos vendría bien a todos tomar más tiempo para conectar regularmente con los ciclos y las transformaciones de la naturaleza. Pienso que nos ayudaría a ser mucho más respectuosos con el planeta y sus necesidades, además de permitirnos estar mejor físicamente y mentalmente.

Paseando por toda la zona de La Arboleda, pasé delante de una cueva. Me acerqué para ver si había algo dentro y encontré unos restos de cabra: huesos y piel. La organización de los restos dejaba entender que la cabra se había tumbado allí para morir. El dia anterior a esta excursión, Ricardo me enseño un cementerio en Urdaibai con muchas capillas donde reposaban restos humanos. Me llamó la atención que esta cabra también había elegido un lugar parecido a una capilla para morir: una cueva en la que se había tumbado en el centro.

Aquí van unas fotos de la zona: me hubiera encantado realizar grabaciones de vídeo allí con Carla, Marina y Manuel, pero no nos dió tiempo…

Vacas rebeldes

Con estos instrumentos se iba a las minas…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Residencia Bilbaoeszena en Bilbao. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las Cabras de la Arboleda

  1. Pingback: Vídeos del proceso | Soniris: el proceso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s